No nos perdamos a Vidal

Por Maximiliano Abad* El domingo los bonaerenses dieron un mensaje. Con la herramienta más poderosa e inapelable que tiene el ciudadano expresaron lo que sienten que no está bien. Y el resultado electoral tuvo el peso incontratable de los hechos. Negarlo es una necedad, pretender que fue una equivocación es pecar de soberbia. Nadie mejor que los representados para definir quiénes deben ser sus representantes. Para gobernar hay que…