Prejuicios latentes y proyectos que caducan

Tras la lucha por la legalización del aborto, en Tucumán se abre un nuevo camino en el campo de batalla: la implementación de la ley de Educación Sexual Integral. Con 12 años de mora desde la sanción de la ley nacional n° 26.150 aún es una materia pendiente en el ámbito educativo provincial.

Mitos, prejuicios y creencias religiosas de un sector conservador que se opone rotundamente a la ESI, con alegatos tales como un “avasallamiento a la autoridad paterna” y “un daño enorme a la psiquis de los niños y las niñas”, que demuestra la desinformación de un grupo que, con total autoritarismo, intenta mantener a la provincia sumergida en el medioevo.

Lo alarmante de este movimiento llamado “Con mis hijos no te metas”, es la implantación de mitos en la población, que constituyen una clara barrera para construir una sociedad más justa e igualitaria, en la que el respeto por la diversidad y la promoción de actitudes responsables ante la sexualidad deberían ser claves en una provincia en la que la tasa de embarazo adolescente supera a la media nacional, producto de la falta de educación sexual.

“Tucumán posee altos porcentajes de desconocimiento del uso de métodos anticonceptivos, lo que eleva los índices de enfermedades de transmisión sexual y fecundación adolescente”

 

Estadísticamente, y en base a investigaciones realizadas por distintas organizaciones, Tucumán posee altos porcentajes de desconocimiento del uso de métodos anticonceptivos, lo que eleva los índices de enfermedades de transmisión sexual y fecundación adolescente. Entendiendo esta problemática, a lo largo de una década se presentaron proyectos en la Legislatura provincial que culminan caducando en su estado parlamentario.

Los tiempos corren, la sociedad lo reclama. La Educación Sexual para decidir debe ser un derecho conquistado, para que nuestros niños, niñas y adolescentes reciban una construcción de calidad, que prevenga con responsabilidad problemas de salud sexual y reproductiva y fomente una igualdad de trato entre mujeres y varones.

Dejá un comentario