Laura Rodríguez Machado es abogada, Senadora Nacional del frente Cambiemos y vicepresidenta del PRO.

La entrevistamos con el objeto de ahondar en las perspectivas que tiene sobre la política nacional y provincial, además nos comentó acerca de la pobreza, las tarifas de luz en Córdoba, el dólar y el aborto.


¿Cómo fue su militancia?

En un principio fue en la universidad, para organismos independientes, que en ese momento eran agrupaciones que, si bien eran de centro, no tenían un partido político que las marcaba.

Luego estuve, en lo que fueron en su momento, los partidos de centro, conocidos así en Argentina. En su momento era el partido Demócrata de Córdoba, que después se fusionó con varios partidos y se conformó la UDC (Unión Demócrata de Córdoba). Esta fue una alianza de partidos centristas. Ese fue mi inicio político.

Estando en la UDC, ¿cómo terminó en Cambiemos?

En ese momento tuve un problema, una discusión muy grande con Germán Kammerath, porque terminó haciendo alianza con De La Sota y se postuló a vicegobernador. Entonces, nosotros, generamos un partido político en Córdoba, llamado partido Demócrata Liberal, con el cual luego, hicimos una alianza con Acción para la República, y yo fui candidata a vice gobernadora pero con Johnson, y ahí fue una elección provincial estrictamente, estando en la vereda del frente, competí contra Kammerath y perdimos, porque ganó su fórmula con De La Sota.

¿Por qué a nivel nacional, el índice de pobreza baja y en Córdoba sube?

Estoy absolutamente convencida que Córdoba, necesita cambiar. Cuando nosotros hablamos, de qué es Cambiemos, no hablamos solamente de administrar ni gestionar, que los cordobeses reconocen en Schiaretti y eso hay que decirlo, es un buen administrador.

Necesitamos en Córdoba es una transformación, que eso es distinto. Transformar es modificar  en algunas cuestiones, que en Córdoba se han hecho carne, como por ejemplo que, si hay una buena recaudación, pero tenemos los impuestos y la presión fiscal más elevada del país. Evidentemente las políticas de erradicar la pobreza no han dado resultado.

El antecesor, y que lo compartió Schiaretti, De La Sota, decidió hacer las “ciudades pueblo”, que bordean el conurbano de la ciudad de Córdoba, donde están las ciudades villa o las villa-barrio, donde ahí, la verdad que a  mi criterio, amontonaron gente que estaba sobre la línea de pobreza y esa gente todavía sigue contando como pobre. Es decir, no le hemos dado una solución, al contrario, la sacamos de la vista de mucha gente, para hacerlas desaparecer de nuestros archivos, pero lamentablemente, eso no significó solucionar. Estas personas contando, siguen existiendo y lo que queremos hacer, es cambiarlo.

Es elevado el precio de las tarifas de luz en Córdoba con respecto a otras provincias ¿por qué?

Nación retira subsidios, para que haya transparencia en el costo de la energía, y haya inversiones. Si vos no tenés un precio, no invertís, porque no sabes a cuánto hay que vender y comprar para devolver la soberanía energética.

Por otro lado, la provincia le agrega costos, que no tienen que ver con la producción, tienen que ver con la distribución y con una empresa que de alguna manera, tiene sobrecostos, como privilegios y como que nunca tuvo en cuenta, realmente, en abaratar esos costos. Entonces no podemos comparar el retiro de los subsidios, con los costos que tiene EPEC. Creo que hay que también sentarse a ver claramente qué está pasando con esto.

¿Cómo es el ambiente en la Cámara de Senadores con alguien como Cristina Kirchner?

Con Cristina y con su fuerte presencia como expresidenta de la Argentina, con una forma de ver la realidad totalmente opuesta a la que la vemos nosotros, se hace un escenario complejo. Se juega muy duro cada vez que hay intervenciones y tiene mucha más trascendencia tal vez lo que ocurre ahí, sin desmerecer la otra Cámara, debido al peso específico que tiene Cristina y el mismo Pichetto que representó el oficialismo durante mucho tiempo.

Lo que se vive ahí es una política en donde se juega muy fuerte y lo que uno decide, hace o habla, no es menor.

Hablemos sobre el proyecto de ley del Poder Ejecutivo para garantizar la igualdad salarial y la inserción de la mujer en el ámbito laboral, y por otro lado del proyecto de ley para la certificación de normas sobre paridad de género en el ámbito laboral de su autoría.

Son dos proyectos distintos. Lo que hizo el ejecutivo fue básicamente que hombres y mujeres deban tener igual salario, artículos más, artículos menos.

Yo lo que digo es que hace mucho tiempo que es una norma y aun así es muy difícil que se aplique.

Hay dos maneras, el lado de la sanción, que también existió y no dio resultado, y por mi lado, busqué la promoción, es decir,  aquellas empresas que certifiquen que cumplen con la paridad, o sea, generar lo mismo, pero por un lado positivo, y no poniendo la carga de la denuncia sobre la mujer, porque la mujer que hoy inicia algún tipo de acción, es muy difícil que la vuelvan a contratar.

En cuanto al tema tarifario, ¿cómo vio al radicalismo que salió al cruce?

Lo que pide el radicalismo es la gradualidad. Obviamente todos queremos solucionar este caos que nos dejaron en el tema energético, y la verdad que acá lo que tenemos que hacer es que el termómetro de esta solución sea uno que no pegue tanto a los ciudadanos. Entonces, en esa decisión, de cuál es la gradualidad que se requiere, en donde nos tenemos que poner de acuerdo, que lo vamos a hacer, porque es un frente que está bastante fuerte, más allá de estas cuestiones.

¿Cómo ve usted el dólar a 22,28?

El mercado mayorista respondió bien, a las medidas que se tomaron. Hubo dos cuestiones.

Esto significó un 9% de apreciación de la moneda en relación al dólar, en épocas de Cristina, llegó a depreciarse un 68% en relación al dólar, y Cristina de hecho no levantaba la voz alta como la está levantando ahora. De lo que hay que preocuparse, es que esto no se traslade a precios, que no sea una subida permanente (cosa que ya se ha evitado) y, que estas subidas sean absolutamente controladas por los organismos financieros a manos del Estado.

¿Cree que estamos preparados como sociedad para una ley como la del aborto?

La verdad es que como hay tantas leyes tan fuertes tanto que golpean los principios éticos, religiosos y morales de las personas, o que tienen que ver con eso, tenemos que tratar de encontrar los consensos. Y eso es de lo que se trata, por eso tantas horas de debate y discusión en Diputados y después será lo mismo en el Senado.

Evidentemente la ley como está hay que corregirla, tienen que cambiarla. Ahora, cuál es la forma, es  lo que estamos buscando. De igual manera los que están a favor o en contra, ambos defienden la vida. Porque los que están  a favor defienden la vida de la madre, que no siga muriendo con abortos clandestinos, y el resto defiende tal vez con mayor vehemencia, al niño por nacer, las dos posiciones es que las dos peleamos por la vida.

En el caso de que tenga la sanción la Cámara de Diputados…

Es que todavía no sabemos qué va a salir, porque hay alrededor de 9 proyectos de ley distintos. En el caso de una ley más gradual y consensuada, podría aprobarse en el Senado, y como adelantó el ejecutivo, no la vetaría.

¿Cómo ve a Cambiemos para las elecciones provinciales 2019 acá en Córdoba? Para usted, ¿quiénes tendrían que ser los candidatos?

Depende quienes sean los candidatos. Tenemos muchas posibilidades de ganar, tenemos el piso de votos que necesitamos, tenemos la gente que cree en el proyecto, tenemos el gran elector que es Mauricio Macri, pero ahora, tenemos que tener la grandeza  suficiente para elegir bien lo candidatos.

En cuanto a candidatos, yo soy precandidata a Gobernadora, pero voy a aceptar lo que el F rente decida.

 

 

Dejá un comentario